:)

"Las palabras salen del alma cuando escribes algo que te gusta" Eso me dije a mi misma a los 7 años.Muchas personas disfrutan escribiendo y leyendo(lo hagan bien o mal)
El caso es escribir, cuando yo escribo, siento como si fuera la única persona en este mundo en poder crear algo, algo magnifico o espeluznante, algo hermoso o irritante, como sea, simplemente algo. Amo escribir y por eso lo hago, porque no hay nadie que me diga que lo tengo que hacer, porque no hay nadie que me diga cómo lo tengo que hacer ni cuando debo de hacerlo.
Escribo porque me encanta ♥ y espero que las personas que lo lean disfruten también :)

miércoles, 14 de marzo de 2012

Historia de Estela y John II(4º capítulo)

¿Desean algo más o les traigo la cuenta?- una voz estridente nos molestó.
-No, no queremos nada, traiga la cuenta-respondí yo separándome un poco de Estela.
-¿John?-preguntó la camarera. Levanté la vista, su cara me sonaba.
-Sí, tú eres…-dejé que ella completara.
-Alice, me llamo Alice-ella miró a Estela con desprecio.
-Alice, tráenos la cuenta-la urgí yo.
-Como quieras-ella se fue algo cabreada, no sabía por qué.
-¿La conoces?-preguntó Estela.
-Sí, supongo. Su cara me suena-contesté yo-No la conozco bien.
-Si no la conoces bien, ¿cómo es que ella te conoce así de bien?
-No lo sé, debe ser de las chicas que vienen a los conciertos-contesté yo intentando ocultar la verdad. Creo que Alice había ido una vez conmigo a casa.
-La manera con la que te miraba decía otra cosa-contestó ella distante de repente.
-¿Y qué más da? A lo mejor solo me líe con ella en una ocasión, eso no significa nada-contesté yo harto de ese cuestionario que no llevaría a ninguna parte.
-No, no importa, tienes razón-Estela calló durante todo el rato que estuvimos en el bar, no dijo ni una palabra.
Le acompañé a casa.
-Estela, ¿estás enfadada?-pregunté yo aproximándome más a ella.
-No, ¿debería estarlo?-preguntó ella acercándose a mí a su vez.
-Quizá…-en cuanto nuestras narices chocaron y nuestros labios se dieron la bienvenida con una sonrisa, Estela se separó de mí.
-¿Por qué me besaste esa última vez?-preguntó rodeando mi cuello con sus brazos.
-Porque quise besarte-yo le contesté posando mis labios sobre sus orejas frías como el hielo.
-A este paso no voy a querer irme a casa-dijo ella entre beso y beso. Yo reí y me separé de ella.
-Buenas noches, Estela-le dije al oído. Ella se puso de puntillas y me besó otra vez.
-Buenas noches, John. Nos vemos mañana-entró en casa y yo me fui hacia la mía.

Dos de la mañana, John llega a casa cansado. Cansado de pensar qué iba a hacer con esa chica que había aparecido de pronto en su vida.
Estaba claro que a partir de ese día iban a ser compañeros de trabajo y probablemente a verse todos los días, por lo cual no se podía permitir usarla como a las demás y luego darle el boleto de ida. Tampoco estaba seguro de querer tener una relación sentimental con ella, la última vez que tuvo una, dos chicas diferentes le abofetearon por estar con las dos a la vez.
¿Quién es ella?” ¿Se lo había parecido a él o esa frase era la típica que se decían las parejas entre ellos?
Saca las llaves y por desgracia recuerda lo sucedido esta tarde. Ahora ya no tiene ganas de entrar en casa, por mucho frío que haga.
Abre la puerta procurando no hacer ruido. Entra a su habitación despacio y cierra la puerta lentamente.
La habitación estaba caliente, su madre debe de haber encendido el fuego.
Se deja caer en su cama. Muchas cosas habían pasado hoy, pero tenía que reconocer que había sido divertido, en parte.
Deja el móvil sobre la mesa y se encuentra un plato con un trozo de bizcocho frío. Su madre debió dejarlos ahí hace tiempo ya. No tiene hambre, pero aún así se lo comió con gusto.
Detrás de él, apoyada en el armario descansaba su guitarra acústica. Esa guitarra había sido un regalo de su madre por su catorceavo cumpleaños.
Se quita los zapatos y la cazadora y se vuelve a tirar a su cama, esta vez bocabajo. Sin apenas cambiarse se queda dormido.


Algo le molesta, algo está moviendo su hombro, llamando su nombre impacientemente, no quiere abrir los ojos.
-Déjame, hoy es domingo mamá.
Ese algo sigue moviéndole el hombro, John le pega un manotazo. Ese algo es alguien y le acaba de saltar encima.
-¡Ay! ¡Qué demonios, Nico!-John abre mucho los ojos-¿Qué haces? Pesas, gordo.
-Cuéntame, mi vida, ¿por qué llegaste tan tarde anoche?-Nico se había levantado y John pudo observar que llevaba un delantal rosa puesto. Le entraron ganas de reír.
-Llegué a las dos, mi amorcito-John se incorpora a su cama, llega a él un dulce olor-¿Eso son tortitas?
-Sí, pero solo podrás comer si me dices lo que pasó con la chica-Nico le guiñó un ojo, John soltó una carcajada.
-¿Qué haces disfrazado de mi peor pesadilla?
-Nos aburríamos en el Juice’Smile y nos hemos ido, ellos a casa y yo a la tuya, me ha abierto tu madre y le he ayudado a hacerte tortitas-le contestó Nico pasándole su camiseta- También me ha pedido que te quitara la ropa, ¿a quién se le ocurre dormirse con la ropa puesta?
-Nico, me parece que te estás tomando demasiado enserio lo de ser la mujer que me espera al llegar a casa borracho- John hizo una mueca-¿No serás…gay?
Nico le lanzó la almohada a la cara. John cayó de espaldas a la cama otra vez.
-Tenía curiosidad por lo de Estela, pero vale, como quieras, te quedas sin tortitas.

John le contó a su amigo lo que había pasado esa noche mientras comían tortitas.
-Aa...migo me parece que eso es amor- le dijo Nico sirviendo Zumo de naranja. John se atragantó ante el comentario- Lo digo porque si no sabes si te gustaría salir con ella o no, es que ahí hay una duda evidente. Estás empezando a enamorarte.
-Imposible-soltó de sopetón John en cuanto pudo volver a respirar debidamente- Yo aún no me voy a enamorar.
-John, no soy un experto en esto, pero según las cosas que Óscar me suelta en cuanto me lío con las chicas el amor no aparece cuando tú quieres, aparece cuando aparece. Tampoco es algo que hayas tenido que sentir alguna vez por otra persona, es simplemente algo que se siente, no tienes que aprender a sentir- Nico discurrió un poco para ponerle un ejemplo- Es como cuando sales al escenario, te gusta tocar ya de por sí, pero te encanta estar en los escenarios, sentir que de verdad cantas.
John se había quedado de piedra. ¿Estaba enamorado? ¿No lo estaba?
Era la primera vez que le ocurría algo parecido, así que decidió comprobarlo viéndola otra vez. Si como había oído en la tele-en esos programas cursis-su corazón se aceleraba es que estaba enamorado.
Hizo que Nico le acompañara hasta el Juice’S. Al llegar le mandó a dar un paseo.
Entró en el Juice’S por la puerta principal. Se encontró a Estela sirviendo capuchinos a diestro y siniestro.
Como vio que estaba ocupada esperó tranquilamente debajo de la barra del Juice’S, ahí estaba su lugar secreto, donde se escondía para comerse los donuts rellenos con crema.
De tanto esperar se cansó y decidió cerrar los ojos cinco minutos.
Otra vez alguien movía su hombro, llamaba su nombre y volvía a mover su hombro.
Abrió lentamente los ojos y vio tras una manta de pelo rubio unos ojos esmeraldas observándole.
-Buenos días, bella durmiente- Estela río bajito- ¿Qué hacías escondido ahí abajo? ¿No es tu cama lo suficiente cómoda?
-Eh…-había perdido. Su corazón latía, no de esa forma loca que decían en las películas, era un latido regular, ni demasiado rápido ni demasiado lento, pero increíblemente fuerte. Tuvo la sensación de que se le iba a escapar del pecho-Me había puesto aquí para… ¿Qué más da?
John estiró la mano de Estela para que ésta estuviera metida con él en su lugar secreto.
-¿Hay alguien en la barra?
-Está Óscar hablando con algunos clientes.
-Genial…-John aprovechó la cercanía entre ellos para besarla, para abrazarla, para enredar sus dedos en su pelo, para oler su esencia, para quererla un poco más.


<<Maldita sea. ¿Y ahora qué se hace?>>
Se preguntó a sí mismo después de aceptar más o menos que se había enamorado.


NOTA DE LILI:  Aquí llega el esperado final de la historia de Estela y John, espero que os haya gustado y hayáis disfrutado un poco de lo que yo he disfrutado escribiendo. Si tenéis dudas sobre algo(sé que es una forma extraña, la mía, de escribir) me preguntáis, que os seguro que estaré encantada de contestaros.
PD: Queridos lectores desconocidos: 
Espero que vuestras notas hayan sido favorables, las mías lo han sido. Descansar de los exámenes y salir un rato a disfrutar, que por aquí ya hace buen tiempo. ^^
Os quiere, Lili.

3 comentarios:

  1. Me encanta, pàsate por el mío cuadernoderecuerdos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Pues no, me equivoqué Jaja, aún me faltaban tres :$ El caso es que ya me los he leído TODOS!! Y me encanta la frescura y la naturalidad con la que describes cada una de las situaciones ^-^
    De los Black Cats aún no has hablado mucho, así que me decanto por decir que mi banda favorita es The Cat's Toy :P Tengo muchas ganas de saber más sobre Estela y John, y sobre Nico y Dani también!! A saber cómo habrá terminado aquella broma en casa de él cuando ella estaba malita. Necesito saber más, por mi bien!!
    Le he cogido el gusto, así que pooorfa plis!! Sé buena y avísame cuando subas algo nuevo, que no me lo pierdo por nada!! Un besote enormeee!! y gracias por escribir así!! (PD: que sepas que siempre te pondré comentarios más o menos larguitos, jaja, me gusta comentarlo todo ) Besitos!! ^-^

    ResponderEliminar